Como estudio de arquitectura, especialista en la ejecución de reformas integrales, llevamos años entrando en vuestros hogares.

La primera visita que realizamos siempre la realiza el arquitecto que será el encargado de todo el proceso de diseño, y posteriormente el encargado del proceso de reforma, ya que una supervisión meticulosa es una de las claves para obtener resultados fabulosos.

Como siempre os decimos, en esa primera toma de contacto, es muy importante para nosotros conoceros bien, saber más sobre vuestro estilo de vida, para poder adaptar la vivienda al vuestro.

La oportunidad de redistribuir espacios al realizar una reforma integral es primordial para poder conseguirlos.

Es el caso de la vivienda del otro blog de esta semana, en Villaviciosa de Odón, en la que nos pedían un gran salón para poder tener grandes momentos familiares y con amigos.

Disfrutar de nuestros seres queridos, con los que convivimos en el día, pero también de aquellos que vienen en ocasiones especiales, se hace mucho mejor en un hogar cálido, que desprenda ese “Je ne se quoi” que sientas una autentica esencia hogareña.

Aquí algunos consejos para que con tu reforma integral consigas un balance equitativo entre tener una vivienda cómoda para la vida cotidiana y los días especiales.

Un ambiente agradable y acogedor, apto para todo tipo de ocasiones
Que tu vivienda desprenda esencia de hogar es imprescindible para que os sintáis cómodos en el día a día, pero también resulta muy agradable cuando tienes invitados en casa, les hará sentirse más cercanos y cómodos.
Para ello, siempre recomendamos el uso de tonalidades claras, una buena iluminación (versátil a cada momento y ocasión), espacios despejados (evitando por tanto la sobreacumulación de muebles y demás elementos decorativos) y como guinda del pastel, utiliza velas.

Un armario en la entrada
En éste los miembros de la familia podréis poner los abrigos que más utilizáis, pudiéndolo considerar el “vestidor de último minuto”, dejando espacio para colocar los de las visitas.
Realmente cómodo e higiénico, ya que evitamos colocar también abrigos encima de una cama, costumbre muy arraigada y poco responsable con el cuidado de la higiene de la vivienda.
Si en tu caso es imposible colocar un armario a la entrada, pon un perchero, de pared o pie, será uno de los elementos que más agradezcas incorporar a tu hogar.

 

La mesa del comedor, siempre extensible
Para la mayoría de las personas, que tenemos el espacio bastante limitado, tener una gran mesa para recibir invitados no es cómodo, ni posible en la mayoría de los casos.
Por ello, tener una mesa de tamaño medio, 4 comensales, que pueda extenderse hasta acomodar a 8, incluso 12 comensales, será la opción más correcta para que compatibilizar ambas facetas, la cotidiana y la social.

Un sofá cama, una habitación de invitados improvisada
Todos aquellos que vivimos en viviendas en los que cada habitación corresponde a uno de los habitantes del hogar, por ello, tener un cómodo sofá cama, además de permitirte dormir largas y placidas siestas, podrás tener invitados por sorpresa y darles cobijo durante un par de días acomodadamente.

 

Sillas, sillas, que no falten sillas
Seguramente en tu comedor tengas las imprescindibles para los que vivís en la vivienda, o si sois un número impar de miembros, una más para que sean pares.
Pero para aquellos días que tengas invitados, y no quieras hacerlo estilo picoteo, repartidos entre la mesa de comedor y alguna supletoria, te recomendamos que además de la mesa extensible utilices las sillas repartidas por el resto de la vivida (como cocina o habitaciones), incluso, si tienes espacio de almacenaje que tengas alguna silla plegable siempre es buena idea.

Esperamos que nos gustarán estos cinco consejillos de interiorismo aplicado a la vistas ¡Hasta pronto!