A partir de la entrega de vivienda la pasada semana, en la que colocábamos en redes sociales fotografías de su cocina, utilizando en ella puerta abatible de hierro y cristal, cerramiento de tendencia actualmente, hemos tenido varios comentarios y peticiones de presupuesto sobre ellas.
Una opción elegante y sofisticada, que además nos permitirá aprovechar al máximo la luz natural de tu vivienda dando una agradable sensación de amplitud.
El uso de este tipo de cerrajería de hierro y vidrio se ha convertido en una de las más demandadas hoy en día. Tiene la gran ventaja de delimitar espacios sin perder ni un rayo de sol, un método de separación de ambientes sin necesidad de llevar a cabo una obra (importante, de esas que asustan porque te trastocan el día a día normal de tu vida).
Si tu vivienda no es demasiado grande, o lo es y quieres sacar el mayor partido de sus metros, o simplemente darle un toque ecléctico, este tipo de puertas se ha convertido en una de las favoritas del equipo de diseñadores de interiores de Annantis Project.
Si has visto cómo utilizamos este tipo de cerramientos y te interesa, o te lo ha recomendado alguno de los profesionales de nuestro equipo, te diremos algunas cosas que debes saber sobre éste antes de animarte a que te lo instalemos en tu vivienda.

¿En qué consiste el cerramiento de cerrajería en hierro y vidrio?
Paneles de cristal con estructura metálica, en este caso hierro (pudiendo elegir el tratamiento de éste para darle un acabado adaptado a tu tipo de vivienda). Además, el material principal, el cristal, también es totalmente versátil y adaptable a tu estilo (transparentes para las estancias en las que se pretende sacar el mayor rendimiento de la luz y amplitud en el espacio, u opacos para las estancias en las que necesitas más intimidad), sin olvidar, que puedes combinar este tipo de puertas con las tradicionales, dependiendo de la zona, y la finalidad de la misma.
Una forma de cerrajería con aire industrial que combina a la perfección con un diseño de interiores del mismo estilo, pero también con las viviendas más clásicas, obteniendo un resultado elegante y sofisticado con una pincelada moderna que dará como resultado una fabulosa decoración de estilo ecléctico.
Algo que también importa, el precio, es realmente variable. Depende los materiales y acabados que elijas y de las dimensiones. Como es lógico, al estar hecho a medida y de manera artesanal, tiene un precio más elevado que una puerta convencional, pero el resultado te fascinará.

¿Cuándo usar este tipo de cerramientos?
Este tipo de cerramiento de vivienda se puede utilizar en todos aquellos espacios en los que quieras separar ambientes sin renunciar al lujo de la claridad natural. El motivo es muy sencillo, al predominar en ellas el cristal, un material totalmente traslucido, permite pasar la luz sin suponer una barrera para ella como pueda ser una puerta de madera convencional.
El resultado del uso de estas estructuras son espacios diferenciados, dando la sensación de carencia de puertas, con un toque actual y exclusivo.
Además, aunque lo estemos enfocando en puertas de este estilo, se pueden realizar todo tipo de cerramientos (pared completa, media pared…y dentro de éstas poner puertas del mismo material, tanto abatibles como correderas, todo totalmente diseñado y creado a medida para tu vivienda).

Algunos de los espacios en los que más usamos este tipo de cerramiento:
– En pequeños apartamentos, con estancias sin ventanas, en las que cada rayo de luz natural cuenta, fabricar tabiques en su totalidad de hierro o vidrio, o al menos un tragaluz, dará una agradable sensación de calidez y luminosidad.
– Para aquellos que quieren que la cocina sea una zona común que reúna a la familia, pero no se atrevan a poner una cocina americana, colocar este tipo de cerramiento, además de compartir la luz de la cocina con el resto de la vivienda, dará una sensación de continuidad con el comedor sin compartir espacio, y por tanto, evitando olores y vapores cuando cocines.
– Como alternativa a las clásicas mamparas de ducha, creando un estilo muy personal, que según con qué otros elementos los fusiones, tendrá como resultado un estilo industrial, vintage o nórdico.
– Como ventanas, interiores o exteriores, como siempre con el fin de sacar el mayor partido de la luz natural aportando a la vez un toque estético muy personal.
– Para los amantes de la naturaleza, crear un espacio estilo invernadero para que coloques tus plantas y flores favoritas. Un pequeño Oasis dentro de tu hogar que será tu espacio para disfrutar de un té y un libro o de una copa de vino con tu pareja para terminar el día de la mejor manera.
Como podrás ver este tipo de cerramiento puede ser un gran acierto sea cual sea el estilo de tu vivienda, adaptándolo siempre a tus necesidades, y teniendo grandes ventajas en cuanto a luminosidad y sensación de amplitud.