Cada reforma integral es un proyecto diseñado y ejecutado totalmente por miembros del equipo de Annantis Project. A lo largo de todo el proceso, nuestros profesionales tratan de dar solución a diferentes problemas que pueda ocurrir, así como ideas de mejora para optimizar el espacio a reformar. Las puertas correderas se han convertido en una de las propuestas que solemos ofrecer a nuestros clientes por sus múltiples ventajas.

Las puertas son elementos imprescindibles, en diferente medida, en cualquier vivienda. Pero es cierto que variar el tipo de puerta puede suponer diferentes ventajas, tanto estéticas como prácticas, en la vivienda.

Ventajas de elegir puertas correderas

Apariencia moderna
Actualmente, la mayoría de los clientes desean obtener, tras realizar la reforma integral, un hogar acogedor, pero también minimalista y moderno. Por este motivo, y a pesar de que las primeras puertas correderas datan de la época romana, potencian estas sensaciones.

Favorecen la amplitud
Uno de los nichos de mercados a los que nos dedicamos es a reformar estudios-apartamentos. En espacios reducidos, cada centímetro cuenta, y para ello, las puertas correderas son una gran ayuda.
Además de ocupar menos espacio, requieren menos espacio la apertura, ya que se traslada en línea horizontal y no requiere el espacio que requería si fuera abatible.

Variantes dependiendo del número de hojas y su movimiento
En base al lugar en el que vaya a instalarse, su ubicación, y de la forma del mismo, tipo de cierre, debemos conocer todos los tipos que podemos encontrar en el mercado para acertar con la elección.

De una hoja
Formadas por un único panel horizontal, que se traslada a un lado, hacia el otro, o en ambos.

Enfrentadas
Como su propio nombre indica, se componen de dos puertas, colocadas en un mismo rail, que, desplazándose cada una en un sentido, cuando ambas lo hacen, dejan una gran apertura.
Son nuestras favoritas para separar estancias que en momentos determinados tienen continuidad, como el salón y el comedor.

Paralelas
Al igual que las anteriores se componen de dos puertas, pero en este caso, colocadas en dos railes diferentes, permitiendo a las mismas desplazarse en ambos sentidos, incluso solaparse.
Los espacios más comunes para colocar este tipo de puertas, que te sonaran de mamparas de ducha o ventana, es en armarios empotrados y vestidores.

Telescópicas
De gran tamaño, y pudiendo estar formadas por una o varias horas, suelen ir de suelo a techo, abriéndose todas en una misma dirección y haciendo “desaparecer” la ilusión de tabique que producía su presencia.
Es muy común que la utilicemos en apartamentos o estudios para crear tabiques desplazables pudiendo hacer alguna de las estancias independiente sin serlo.

Con una parte fija
Compuesta por dos partes, una fija, a modo de pared, y la hoja de la puerta. Suelen ser fabricadas en cristal, aportan gran luminosidad, y su uso más común son las duchas.

De esquina
Formando un ángulo de 90º, cada lado pertenece a una pared. Normalmente es para espacios muy reducidos, como armarios empotrados o mamparas de ducha.

Plegables
Normalmente en cristal, o madera, dependiendo del lugar de la instalación, su modo de cierre es estilo acordeón.

Apilables
Un tipo de plegable, pero cerrándose en modo persiana, sobre un mismo raíl, y quedando la totalidad de las hojas plegadas de forma paralela.

 

¿Materiales de fabricación de puertas correderas?

No varía mucho con respecto a las puertas convencionales, por no decir que pueden fabricarse de los mismos materiales.

Madera, o símil

Son las más comunes ya que favorecen el aislamiento acústico y el control de la iluminación.

Cristal

Permite traspasar, y compartir, la luz por diferentes estancias. Se utiliza sobre todo en cocinas y baños, o aseos, y pueden fabricarse de cristal o de cristal con aluminio, una tendencia en alza utilizada en puertas, y cerramientos, de cocinas.

Espejo

Este tipo, a la vez que permite mantener la privacidad, fomenta la luminosidad y amplitud.

Metal

De una gran robustez y durabilidad, mantienen ventajas con las de madera, pero aportando un estilo industrial muy demandando en proyectos de interiorismo actualmente,

Tipologías de puertas correderas dependiendo de la instalación

Encastradas
Sus railes se encuentras entre tabiques, es decir, está encajada en la pared. Cuando se abre del todo, desaparece, ya que queda totalmente introducida entre sendos tabiques.
De entre las dos opciones que existen, es nuestra preferida porque permite aprovechar totalmente el espacio, y puede desaparecer, creando la ilusión de tener un hueco sin puerta, pero a la vez, por su complejidad de instalación, su precio es más elevado.

Exteriores o a la vista
Éstas se colocan de manera muy sencilla, sin necesidad de obra, por lo que el precio es inferior al de las anteriores, pero tiene la gran ventaja de dejar inutilizada la pared por la que se traslada la puerta, ya que el funcionamiento es mediante un sistema de rieles externo, tapado o no, que debe quedar siempre sin ningún elemento decorativo para permitir que la puerta se desplace.

No sabemos a vosotros, pero a nosotros las puertas correderas nos han conquistado y es una de las variaciones en interiorismo que más proponemos a nuestros clientes. Si tienes cualquier duda sobre ellas, te invitamos a contactar con nosotros y te daremos respuesta con la mayor brevedad posible.