Hace algo más de un mes acudimos a un piso recién comprado por una pareja de recién casados. Querían realizar una reforma integral, por lo que el primer paso era desarrollar un proyecto de reforma y posteriormente ejecutarla en sí.

Además, debido a que son una pareja ocupada, nos dijeron cómo querían el resultado final de la vivienda, ya que también nos solicitarnos encargarnos de la decoración de interiores para que la vivienda quedase perfecta, a su gusto, lista para entrar a vivir.

Nos dieron unas pinceladas generales de su forma de vida habitual, a grandes rasgos, además de mostrarnos algunos ejemplos de cómo era el hogar que llevaban imaginando varios años.

Lo tenían muy claro, eran personas muy centradas en sus carreras profesionales, por lo que no querían tener hijos. Llegado el momento, debido a la zona en la que se encuentra la vivienda, y la gran demanda de vivienda en la misma, no descartan la opción de alquilarla e irse a una de mayor tamaño.

El cerramiento que separa la cocina del comedor será el estilo que quieren que impere también en el baño de la vivienda. Elementos decorativos en color negro, sobre blanco, sí, querían un contraste llamativo de los detalles sobre la estancia general.

En cuanto al estilo de interiorismo general de la vivienda, sobre paredes lisas en blanco, detalles que contrasten fuertemente. Tonalidades grisáceas y negra, un choque realmente duro, con piezas importantes, aportando carácter y personalidad.

Nos comentaban en la primera reunión que tuvimos con ellos que querían una vivienda moderna, y que les representara. Lo más curioso es que la representación de ellos era la de los colores. Dicen que uno representa el negro, otro el blanco, y para llegar a la solidez que han obtenido como pareja, cuando hay que hacerlo, ceden ambos, y llegan al gris, de ahí la importancia cromática del interiorismo en la vivienda.

Hasta aquí puedo contaros de este proyecto que hemos desarrollado y debido a esta última anécdota que os traslado, personalmente, me gustó mucho cuando me lo explicó Aitor, uno de nuestros interioristas, como la decoración de interiores puede contar una historia sin palabras, simplemente habiendo desarrollado un proyecto basado en una historia.