Tras realizar una reforma integral, el siguiente paso es el proyecto de interiorismo para acabar de convertir el espacio en un hogar. Para ello, los espejos en una casa tienen un papel muy importante.

Además de un elemento decorativo, es interesante e útil el uso de los mismos, es decir, es uno de los elementos más “inteligentes” que podrán incluir en el proceso de decoración de interiores.

Sin redistribuir espacios, pero tampoco esperando un milagro, son capaces de cambiar la percepción en la disposición de las paredes, jugando así con las dimensiones de las estancias. Con la correcta colocación de los mismos, y dependiendo de la forma de éstos, atraen la luz creando una perspectiva diferente a la real, creando una especie de ventana en un lugar en el que existe.

Cuando comenzamos un proceso de reforma integral, la cantidad de metros que componen una vivienda son inalterables, nuestra labor es optimizarlos, es decir, exprimirlos tratando de conseguir el máximo de metros útiles posible.

Ante la imposibilidad de ganar espacio real, ya que las dimensiones vienen establecidas, son fijas, los espejos se convierten en una herramienta realmente inteligente para cambiar la sensación, produciendo una gran mejora, tanto de la amplitud como de la iluminación.

A continuación, te explicamos cómo integramos espejos como elementos decorativos que se convierten en piezas clave para conseguir espacios armoniosos y llenos de encanto en los que te sentirás “como en casa”:

Un juego de luces en base a un juego de espejos

Una derivada de la versión clásica de un gran espejo, ocupando aproximadamente el mismo espacio, pero compuesto por diferentes (variando entre éstos el tamaño, la forma, el estilo, incluso, el material).

Gracias a esta composición obtendremos un resultado lleno de estilo, dejando atrás lo aburrida que era dicha pared, además de la mejora en lo que respecta al espacio y la luz.

 

Para los más presumidos, en el hall de casa

Cuida tu imagen siempre antes de salir de casa mirando tu look instantes antes de salir por la puerta. Además de esta función práctica, si el recibidor de tu hogar no es excesivamente grande, colocar un gran espejo, o un juego de los mismos, tendrá un efecto muy chic y estiloso de tu vivienda, mejorando la sensación de amplitud y consiguiente un fabuloso juego de luces (sobre todo si en la reforma integral hemos colocado focos empotrados en esta área de la vivienda).

Para los amantes de la luz, multiplícala con el uso de espejos

Al igual que la atraen, o captan, posteriormente la desprenden, eso sí, “multiplicándola”. Por esta razón son muy útiles para aquellas estancias en las que se quiera intensificar la luminosidad, ya que si se refleja en ellos la luz natural de una ventana, o de una lampara, ésta volverá inundando la estancia de luz.

Si en la vivienda hay un gran distribuidor de estancias, sin ventanas, o alguna estancia más oscura de lo normal, colocar espejos en casa en los que se refleje algún punto de luz concreto tendrá, además de un aporte estético, un agradable efecto en la iluminación de dicha estancia.

 

Y si además de la luz amas la amplitud…

Pudiendo conseguir un efecto que multiplica el espacio hasta por dos, sí, en efecto, duplicar el espacio de manera visual. La proporción de el efecto multiplicar del espejo es directamente proporcional al tamaño del espejo, por lo que a mayor sea el tamaño del espejo, mayor será la amplitud conseguida.
Por este motivo, en algunas reformas integrales, cubrir una pared completa, de suelo a techo de espejo, sin marco, ofrece un resultado asombroso.

Y hasta aquí algunos de los trucos de nuestros interioristas sobre espejos en casa tras realizar una reforma integral ¡hasta pronto!