Tan importante es elegir un bonito alicatado como que esté perfectamente colocado. Únicamente los verdaderos profesionales son capaces de ponerlo perfectamente, al milímetro, ya que para ello se necesita absoluta precisión.

Conseguir un resultado con un acabado de máximo nivel hacen necesario un magnifico sistema de nivelación para que el sea impoluto, evitando así las indeseables “cejas”. Otro de los grandes errores en este proceso, es la separación entre las baldosas, para lo cual se utilizan diferentes tipos de soportes.

A lo lago de esta entrada al blog os hablaremos del minucioso trabajo que supone colocar correctamente alicatados, así como los sistemas y herramientas que utilizamos en Annantis Project para que el resultado sea impecable.

Las “cejas” no son más que desniveles en la colocación de las baldosas, teniendo así las mismas colocadas a diferentes niveles, un resultado que desmerece totalmente cualquier tipo de ésta, aunque sean de una calidad y belleza extraordinarias.

Para conseguir que todas las baldosas queden a la misma altura, utilizamos un sistema de nivelación que nos permite reducir la altura de aquellas que han quedado más elevadas, consiguiendo así que todas queden a la misma altura, un resultado uniforme.

El sistema de nivelación de alicatados está compuesto por:

Brida
Es la parte receptora del otro elemento que compone el sistema de nivelación de alicatados, la cuña. La brida se coloca en el enfoscado, quedando atrapada en éste, para permitirnos introducir la cuña, la parte clave.

Cuña
Siendo ésta la parte clave del sistema de nivelación de alicatado, como ya os adelantaba en el apartado anterior, ya que es la que ejerce la presión sobre las baldosas para que éstas se nivelen. Cuando el material está seco, esta parte se retira.

Utilizar estos elementos, técnica que utilizamos solo las empresas verdaderamente profesionales, que sabemos lo que hacemos a nivel técnico, supone un pequeño coste para nosotros, sin embargo, nos garantiza un resultado final abismalmente superior al coste que supone.

El uso de estos elementos nos permite automatizar el trabajo y homogenizar el resultado, consiguiente así el mejor posible.

Dejando atrás el mazo y el nivel, sistema por el que se nivelaba antes, en la actualidad vamos colocando las bridas mientras colocamos el alicatado, posteriormente se aprietan las cuñas, aplicando siempre la misma fuerza, este proceso nos permite optimizar nuestro trabajo, es decir, ser más eficientes, a la que vez que obtenemos un alicatado simplemente perfecto.

¿Se utiliza también el nivelador como separador?

No, no tiene nada que ver. La función del sistema de nivelación de alicatado es, como su propio nombre indica, nivelar, es decir, encargarse de que las baldosas queden instaladas de manera contigua, a la misma altura, evitando las antiestéticas “cejas” de las que os hablaba antes.

En ningún momento debéis confundir esta función, con sus respectivas herramientas, con los separadores, cuya función es mantener la correcta distancia que debe haber entre baldosa y baldosa.

 

Proceso de colocación y nivelación de alicatado

1º.- Enfoscado
Extender el cemento en la superficie, una vez esté ésta nivelada, utilizando la pertinente llana dentada que nos asegure tener el mismo espesor de cemento en toda la superficie, colocar cuidadosamente cada una de las piezas que componen el alicatado.

2º.- Soportes
Cada una de las piezas debe quedar rodeadas por sus cuatro cantos por diferentes soportes, siendo necesarios más cantidad de éstos a mayor magnitud de la pieza.

3º.- Retirar soportes

Una vez seco el cemento, se procede a retirar los soportes, con un resultado impoluto a nivel técnico.

De esta forma tendremos el alicatado perfectamente colocado, habiendo asegurado una impoluta nivelación de las diferentes piezas, permitiendo que toda la atención la pongas sobre la belleza de las mismas, y no sobre los defectos de una mala disposición.