Cambiar bañera por ducha es uno de los motivos principales que alerta a nuestros clientes de que sus baños necesitan una actualización.

Hace algunos años era inconcebible una residencia en la que, al menos, el baño principal no tuviera su correspondiente bañera. No se entendía como mejora retirar la bañera, elemento que solía venir original de la construcción, para ser remplazada por una “simple” ducha.

Las únicas excepciones con las que nos hemos encontrado eran en viviendas de dimensiones superiores a la media, con baños principales que contaban con bañera y ducha, algo realmente excepcional.

Eran tiempos en los que las duchas solo eran colocadas en baños secundarios, en caso de existir éstos, debido a que su tamaño es menor y esta opción permitía optimizar el espacio disponible.

Actualmente la tendencia es deshacerse de las bañeras, un cambio que tendrá como resultado una estancia con una apariencia totalmente renovada tras la reforma integral. Detrás de este cambio en el elemento protagonista del baño, se sucede otro cambio de gran importancia, el cambio de solado y alicatados que serán la guinda del pastel para tener un nuevo baño que se convertirá en tu refugio para desconectar después de un duro día de trabajo.

La fotografía siguiente corresponde al resultado de una reforma ejecutada hace un par de meses por Annantis Project para una familia que nos solicitaba dicho cambio de bañera por ducha y obtener un baño moderno cuyos protagonistas fueran los detalles en negro.

 

Principales motivos para cambiar bañera por ducha

Optimizar el espacio disponible

Es innegable que el espacio que ocupa una bañera de tamaño medio y una ducha, también de tamaño medio, puede ser hasta el doble. Este cambio unido a la tendencia cada vez más habitual de retirar el bidet, hará que tu baño multiplique su espacio disponible hasta el doble.
La amplitud que conseguirás la agradecerás más de lo que piensas, ya que te permitirá tener más espacio de almacenaje (para productos de limpieza o belleza, incluso menaje de baño como toallas) o simplemente tener un baño más espacioso, con los diferentes elementos que lo componen más distanciados, y así una mayor capacidad de movimiento para ti.

Ampliar visualmente la estancia

Además de conseguir un baño con elementos de menor envergadura, las duchas suelen colocarse con una mampara de cristal, lo cual te permitirá tener un mayor campo de visión, sin menos barreras. Ésto unido a el uso de colores suaves y una buena iluminación, hará que visualmente tengas un baño mucho más espacioso y luminoso.

Necesidad de mayor capacidad de almacenaje

El espacio que ganarás con esta variación te permitirá almacenar todo aquello que deberías tener correctamente ordenado en el baño y la falta de espacio no te lo permitía. Un pequeño mueble a medida para colocar enseres como toallas, o todos los productos de cosmética y maquillaje que tienes en la habitación, podrán estar al fin en el baño.
Si tu vivienda no tiene grandes dimensiones, y cada metro cuenta, tenemos clientes que nos han pedido un mueble a medida con diferentes finalidades. Aquellos que no tienen espacio en la cocina o terraza, un mueble escobero, para productos de limpieza, también otros que nos han pedido hacer este tipo de mueble para colocar en éste la lavadora o secadora, antes misión imposible con la bañera.

Tener un baño más cómodo

Los años no pasan en balde para nadie, y tener un hogar confortable es un verdadero lujo. Es mucho más practico salir de la ducha que de la bañera, ahorrándote el movimiento de alzar pierna por pierna, con su respectivo movimiento de rodilla, para salir y entrar de la bañera.

La siguiente fotografía corresponde a otra reforma ejecutada por nuestro equipo en cuyo baño había una bañera de dimensiones reducidas y ha sido sustituida por una espaciosa ducha, que además de tener una cuidada y moderna apariencia aporta mayor amplitud al aumentar el campo de visión con la mampara de cristal.

 

¿Qué beneficios te aportará cambiar bañera por ducha

Comenzarás mejor cada día

La expresión “darse una ducha rápida” tiene todo el sentido del mundo, nadie se da un “baño rápido” para comenzar el día. Esta forma de comenzar el día te ayudará a coger fuerza y energía para enfrentarte a él con la mejor cara, y actitud.

Respeto por el medio ambiente

Se gasta mucha menos agua dándote una ducha que un baño, por lo que este respeto, unido a un menor gasto, se convierten en un aliciente más.

Mejora estética

Aumento del espacio disponible y visual, además de una apariencia más cuidada y actual.

En definitiva, si te decantas por cambiar bañera por ducha, obtendrás un baño totalmente renovado y actualizado en lo que respecta a la apariencia, y más cómodo y práctico en lo que se refiere a uso.