Hace unos meses comenzaba el contacto con una familia que había adquirido una vivienda, el estado inicial no era especialmente bueno, necesitaban una reforma integral.

El objetivo estaba claro desde un principio, optimizar la vivienda para que fuera lo más atractiva posible para arrendarla posteriormente.

El punto de partida para hacer “magia”, es decir, un buen diseño de redistribución y posteriormente la reforma integral, tanto técnica como estética, era realmente complejo. Como veréis a continuación, en las fotos del “antes”, era innegable que hacer una reforma integral que borrase cualquier rastro de lo que era, y había vivido, dicho vivienda para darle todo el esplendor que se pudiera era totalmente necesario, ya que tenía una gran proyección.

Crear una vivienda acogedora, lo más neutra posible para que fuera como fuera la familia que la habitase la pudiera personalizar de una manera sencilla, siendo ellos los encargados, con pequeños detalles, de hacerla suya, su hogar.

Debido a la antigüedad de la vivienda, era inevitable que llevásemos a cabo una reforma integral técnica, a la que personalmente denomino cuando hablo de cambiar instalación eléctrica y de fontanería, que a pesar de no apreciarse visualmente, garantiza el correcto funcionamiento de la vivienda, de media, alrededor de unos 20 años.

Por otro lado, la reforma integral estética, la parte de la reforma encargada de hacer la vivienda lo más apetecible para que los propietarios puedan pedir un arrendamiento óptimo, no solo por la zona en la que se encuentra la vivienda, sino también porque se encuentra, nueva, a estrenar, y con acabados de calidad, cuidados en todo detalle.

Luego hay detalles que, con la calidad adecuada, fusionan tanto la parte de la reforma integral estética como técnica. Es el caso de las ventanas, por ejemplo, que además de tener un diseño actual, en color blanco a juego de rodapiés y puertas, aíslan perfectamente de los ruidos y temperatura exterior. También es el caso de la puerta, en este caso, acorazada, lo cual aumenta el nivel de seguridad de la vivienda.

A continuación voy a mostraros el antes y el después de algunas de las estancias de la vivienda.

 

Como podéis ver, el pasillo, o distrubuidor de estancias, ha sido totalmente actualizado. Se ha eliminado un marco que imitaba a techo abovedado, y cómo no, el gotelé (proceso común a toda la vivienda).

El suelo de toda la vivienda era de parquet y ha sido sustituido por un suelo cerámico imitación al mismo, mucho más resistente y que requiere muchos menos cuidados, clave para viviendas de alquiler. También se ha eliminado la puerta del salón-comedor para que toda la luz natural que entra en éste, por sus amplios ventanales, se comporta con el pasillo.

Otro detalle a destacar, el juego de color entre paredes, techos y detalles en madera. Los techos, al igual que las puertas de madera y los rodapié, se han colocado en blanco, y las paredes en un gris suave, creando un efecto realmente elegante. 

En la cocina, al igual que el cuarto de baño, se ha procedido a cambiar la fontanería. Estéticamente, se han renovado los alicatados y cambiado el mobiliario de ambas, y el la última, los aparatos sanitarios.

Hasta aquí algunos de los detalles principales de esta reforma que ha durado alrededor de dos meses y medio y ya ha sido entregada a los clientes que decidieron confiar en Annantis Project para diseñar y ejecutar su reforma integral para aumentar el valor de su inmueble.