Cuando nos reunimos con nuestros clientes una de las prioridades en el resultado de una reforma integral es hacer que la vivienda quede lo más amplia posible. Gracias a la redistribución de espacios conseguimos obtener resultados extraordinarios, que realmente optimizan los metros disponibles de la vivienda. Pero uno de nuestros “ases debajo de la manga” es el de jugar con los techos altos para crear sensación de mayor amplitud.

La experiencia y el ingenio de nuestros arquitectos es uno de los pilares de Annantis Project, gracias al cual conseguimos que cada vivienda se convierta en un hogar agradable y acogedor, adaptado al cliente, en el que se sienta cómodo y le apetezca estar.

Una de las premisas más importantes para nosotros, como os decía antes, es optimizar el espacio total de la vivienda, en el que incluimos, cómo no, también el techo.

Un techo alto es un soplo de aire fresco, ya que aporta sensación de amplitud, y por supuesto, hace que los espacios sean más “señoriales”.

Cuando reformamos viviendas antiguas, nos encontramos con verdaderas maravillas, escondidas en muchos casos por un falso techo. Al acabar con éste, se abre un nuevo camino, una mayor sensación de amplitud que ofrece una gran mejoría en el resultado de la reforma integral gracias a la obtención de techos altos.

Para todos aquellos en los que en vuestras viviendas los techos no puedas elevarse más, os dejo algunos consejos para conseguir ese efecto.

1º.- Controla la altura de los muebles

Los muebles bajos se convierten en la mejor apuesta si deseas que el techo parezca más alto, ya que con esta altura el espacio entre el mueble y el techo es mayor, favoreciendo así la sensación de techos altos.
Por el contrario, al acotar la distancia entre el mueble y el techo lo que se crea una sensación de comprensión nada favorecedora.

2º.- Y también la de la decoración

Al contrario que los muebles, los detalles como cuadros o cortinas, cuanto más cerca del techo se coloquen mayor es la percepción visual del espacio.
Normalmente este tipo detalles se colocan a la altura de la vista, es decir, estándar, sin embargo, si cambios esta distribución acercando los elementos a la altura del techo, el efecto óptico que se consigue es realmente favorecedor, dando una falsa sensación de techos más elevados.

3º.- ¿Y las puertas?

Aunque no sea muy común, colocarlas desde el suelo hasta el techo ayuda a mejorar la percepción visual de techos altos.
El motivo, de nuevo, se remonta a las costumbres. Nuestro cerebro, de manera automática, asocia la altura de las puertas al estándar, una persona y “algo más”. Al instalarlas hasta el techo, conseguimos que el cerebro se disocie de las medidas estereotipadas, sumando un punto más a nuestro favor para el objetivo. Además, colocarlas de manera diferente, aporta una diferenciación con los proyectos de interiorismo habituales, marcando un toque estético elegante y sofisticado.

 

4º.- La buena iluminación siempre suma   

Otro punto positivo si pretendemos aparentar que el techo es más alto es el de iluminarlo correctamente. Para ello, una colocación estratégica de diferentes apliques y focos darán la sensación de que el techo flota, de que es más alto de la realidad.

5º.- Cuidado con las lámparas que cuelgan   

En techos altos se convierten en el complemento perfecto, pero si las colocamos en estancias en las que los techos necesitamos conseguir que parezcan más altos, no te recomendamos que las elijas.

El motivo principal es que no iluminan el techo en sí, sino que el plano de iluminación se desplaza, al revés que con los focos, dando una sensación de techos bajos, lo contrario a lo que pretendemos conseguir.

Esperamos que si la casa que has adquirido no tiene los tecos altos, como en tus sueños, con estos consejos de interiorismo te encuentres más cerca de conseguir el objetivo de tener un hogar de techos altos.